es   en | envíanos un correo |    
We have NEW CEZ ACCOUNT ON TWITTER. Click on the link to access and join us. If you followed us, keep in mind that you must do it again or you will not see our news. ;)
download
SPECTRUM [6682] 
AMSTRAD [7725]  
MSX [7790]  
PCW [5478] 
ATARI ST [8318] 
AMIGA [12085] 
PC DOS [9649] 
info
Language:
Genre: Videoadventure
Distribution: Commercial
Price: C:1200 | D:1900 Pts
16 bits - 2850 Pts
Available Magazines

links
Related games:
Livingstone Supongo
Mutan Zone
Goody
Compilations:
Summer Pack
Pack Opera 25
 
developing team
Programa: José Antonio Morales Ortega y José Ramón Fernández Maquieira
Gráficos: Carlos A. Díaz de Castro
Ilustración: Juan Giménez
comment
Name: 

Add 8+4
ratings
RATE THIS GAME
Rating Votes
10 33
9 16
8 10
7 4
6 4
5 2
4 1
3 1
1 2
Puntuacion 8.56
Puntuacion 8.5
magazines
  nº 19 (Diciembre 1989). 2ª época. Págs. 6-7.

LA BÚSQUEDA CONTINÚA

Versión comentada: Amstrad CPC

Uno de los juegos más legendarios del software español, «Livingstone, supongo», ha vuelto. Opera nos acaba de sorprender con una segunda parte llena de todos los elementos que convirtieron a su predecesora en un auténtico clásico. Como veis, el Dr. Livingstone os espera de nuevo, y esta vez os separan de él dos fases repletas de peligrosas fieras salvajes, poco amistosos indígenas, todo típo de trampas mortales y, por supuesto, riesgo y aventura por todo lo alto.

La aventura comienza justo en el mismo punto en que concluía la primera, y en cierta manera lo que tenemos que hacer es desandar el camino que recorrimos en aquella. Tal y como ya os adelantábamos nuestro objetivo es recorrer las dos fases que nos separan del lugar en el que se encuentra prisionero el Dr. Livingstone, si bien para conseguir esto, además de sortear con éxito los cientos de trampas que encontraremos en nuestro camino, tendremos que cumplir una serie de objetivos intermedios imprescindibles para avanzar en la aventura.

Por poner un ejemplo, en la primera fase deberemos recoger cinco tablillas sagradas que se convertirán en el requisito ineludible que nos solicitará la Diosa que encontraremos al final de este nivel.

Pero en fin, no adelantemos acontecimientos y pasemos a hablar exactamente de lo nuevo que nos ofrece este «Livingstone, supongo II» junto a lo que conserva de su predecesor.


El juego

El sistema de juego es muy similar a aquel con que nos sorprendió la primera parte da¡ juego, y como recordaréis todos aquellos que tuvisteis oportunidad de disfrutar -o sufrir, según se mire, claro- con él, consiste en que nuestro personaje además de caminar y saltar puede seleccionar y usar uno de los cuatro objetos que posee: el boomerang, el látigo, la bomba y la pértiga. En principio se puede afirmar que los tres primeros los podremos emplear siempre como sistema defensivo, dependiendo la utifización de uno o de otro de la situación en que nos encontremos. Sin embargo, y como descubriremos a lo largo de la aventura, a menudo se convertirán en una ayuda inestimable para activar mecanismos de otra forma inalcanzables y en general, para resolver algunos de esos problemas lógicos que nos impiden sobrepasar ciertas pantallas.

Por su parte la utilidad de la pértiga es mucho más obvia y consiste en permitirnos alcanzar plataformas elevadas o zonas separadas de nosotros por una gran distancia. En cualquier caso otro elemento que esta segunda parte mantiene en común con su primera es el hecho de que la utilización de estos objetos está regulada por un marcador que nos permite seleccionar el grado de fuerza con que vamos a usar dicho objeto. Esto nos permite saltar más o menos lejos con la pértiga, lanzar las bombas a una mayor o menor distancia, desplegar más o menos nuestro látigo o arrojar el boomerang con diferentes trayectorias.

En cuanto a las novedades que en este sentido aporta «Livingstone Supongo II» hay que hacer mención a que nuestro personaje puede no sólo caminar hacia delante, sino también retroceder, es decir, andar de espaldas (puede parecer una tontería pero la verdad es que si la memoria no nos falla es la primera vez que vemos esto en un juego). Cuando deseemos que nuestro personaje camine de frente hacia la izquierda en lugar de hacia la derecha (o viceversa) deberemos hacer uso de una tecla destinada precisamente a hacerle girar.


Los escenarios

Comenzamos la misión en plena selva, epro avanzados unos cuantos pasos (en los que nos toparemos ya con las primeras sorpresas, en forma de plumíferos agresivos y trampas) nos encontraremos frente a la puerta de entrada a la zona inferior de un gigantesco pozo. Como primer paso y aperitivo de las dificultades que vamos a encontrar en su interior, tendremos que comenzar por abrir la puerta, lo cual requerirá de nosotros algo que se va a convertir en la regla a seguir durante el íntegro desarrollo del juego: la investigación. Decimos esto porque aunque a primera vista no existe forma humana de resolver esta prueba lo cierto es que si nos aventuramos a explorar la zona acabaremos por encontrar un mecanismo que, ingeniosamente (por supuesto os dejamos el honor de descubrir cómo) activado, nos abre la puerta.

Como veis, y al igual que ocurría con la primera parte del juego, en cada pantalla de «Livingstone Supongo II» encontraremos un buen motivo para pararnos a pensar durante algunos breves segundos sobre cuestiones tales como qué hacer, desde qué lugar saltar, qué objeto seleccionar o qué camino seguir. Esto equivale también a decir que desgraciadamente y como suele ocurrir en este tipo de juegos, el único sistema válido para ir avanzando en la aventura consiste en ir aprendiendo de nuestros propios errores, cosa que tendremos sobrada oportunidad de comprobar a lo largo del resto de escenarios que visitaremos en las dos fases como el interior del pozo, las cascadas, la mina o el poblado indígena.

Otro de los aspectos llamativos del juego es que éste, en su desarrollo, nos ofrece un auténtico compendio de todas las trampas y crueldades usadas por los programadores a lo largo de la historia del software, destacando entre ellas una que los jugadores del primer «Livingstone» recordarán amargamente: el águila.
Este «simpático» bichito se dedicará a intentar hacernos presa con sus garras, tras lo cual nos obsequiará con un bucólico paseo aéreo que acabará en su nido, normalmente situado al comienzo del nivel que nos encontrabarnos a punto de superar.


Nuestra opinión

«Livingstone supongo II» más que como una continuación de aquella legendaria primera parte puede ser considerado como toda una culminación, pues la supera prácticamente a todos los niveles. Podemos comenzar por decir que en esta segunda parte se ha sustituido la técnica de pantalla a pantalla por un «scroll» multidireccional realmente fantástico, y continuar por decir que los escenarios, además de estar excelentemente diseñados son considerablemente más extensos que los de la primera parte, para acabar por decir que el juego, aunque posee un nivel de dificultad sencillaniente endiablado (aunque obviamente a medida que juguemos más y más partidas éste nos resultará menos elevado), ofrece también un grado de adicción sencillamente insuperable.
Destacable es también la muy buena ambientación del juego, que consigue terminar por envolvernos en la aventura y hacernos sentir por instantes auténticos exploradores en busca de un Dr. Livingstone cualquiera.

Falta tan sólo por decir que «Livingstone supongo II» es uno de esos juegos que esconde en su interior horas y horas de diversión, acción y aventura, y que, sin duda, es uno de los mejores y más completos programas realizados por Opera hasta el momento.


PUNTUACIÓN MICROMANÍA

Adicción: 9
Gráficos: 9
Originalidad: 8
TOTAL: 9

 

screenshots
Spectrum
Spectrum
Amstrad CPC
Amstrad CPC
Amstrad CPC
Amstrad CPC
MSX
MSX
Amstrad PCW
Amstrad PCW
Atari ST
Atari ST