Black Beard / Blackbeard (Topo Soft 1988) :: Spectrum zone
es   en | envíanos un correo |    
Black Beard · Blackbeard  
karnevi · 03/02/2004 · actualizada: 18/03/2015 · 60120 visitas [#72] 
 
|      | facebook  twitter  menéame
Tenemos NUEVA CUENTA DE CEZ EN TWITTER. Haz click en el enlace para acceder y unirte a nosotros. Si nos seguías, ten en cuenta que debes volver a hacerlo o no verás nuestras novedades. ;)
Carátula / Cover
descargas
info SPECTRUM [5721] 
info SPECTRUM [4957] 
Otras versiones: FICHA EN CEZ
info
Idioma:  
Género: Arcade
Tipo: Acción
Distribución: Comercial
Precio: 875 Pts
Price: £2.99
Revistas disponibles
    
puntuaciones
PUNTÚALO
Nota Votos
10 20
8 16
7 9
6 2
4 1
2 1
1 4
Puntuacion 7.8
Puntuacion 7.7
COMENTA EL JUEGO (registro no necesario)
enlaces cez
Packs:
PACKS
Juegos similares:
SI TE GUSTA...
equipo de programación
Programa: Carlos Arias
Gráficos: Roberto Potenciano
Música: Gominolas
Portada: Alfonso Azpiri
Software de apoyo: J. Manuel Lazo
Grabación: CBS
Distribuidor: Erbe Software
Producción: Gabriel Nieto
comenta
Nombre:  Coment. (si pones un enlace, omite "http"):
Suma 8+1 (anti-spam)
revistas
 nº170. Págs. 33-34.

El ron corría por mi garganta, por mi laringe, por mis venas... Bueno, la verdad es que casi sería más práctico decir que era yo el que corría dentro de un barril de ron, barril que compartía con mi colega Barbaroja, con quien celebraba el éxito de nuestro último abordaje.

Nos habíamos reunido en mi barco para celebrar los éxitos cosechados en los dos últimos abordajes. La verdad es que el botín no estaba nada mal: 200 galones de whisky, dos arcones repletos de joyas, 400 piezas de oro, sedas y turquesas a granel y un sinfín de otras maravillas.

Además teníamos que celebrar el último acuerdo que habíamos hecho Barbaroja, Horuc para los amigos, y yo. Consistía en repartirnos equitativamente los botines que consiguiéramos en un periodo de dos años, lo cual podría resultar enormemente rentable para ambos.

Todavía no me he presentado, pero es que ya se sabe, con los vapores etílicos rondando por mi cerebro, uno olvida hasta las elementales normas de educación. Mi nombre es..., bueno todos me conocen por Barbanegra, eso para vosotros será suficiente.

Pero no he escrito estas líneas para contaros los avatares de las descomunales borracheras que Horuc y yo cogemos cada vez que nos encontramos, ni tampoco para describiros mis sucios negocios de trapicheo, piratería, bucanería y cualquier tipo de delito que os podéis imaginar. Os voy a relatar los sucesos ocurridos tras nuestro último encuentro amistoso en el Caribe.

Tras la borrachera, la resaca me había dejado lo suficientemente dormido como para no darme cuenta de la mala pasada que me preparaba Horuc, me había ido de la lengua mientras bebíamos, y le había comentado que había creado mi propio banco de recursos situado en una isla no lejos de La Tortuga. Incluso había sido tan idiota de enseñarl el mapa de la ubicación exacta del tesoro que llevaba años recopilando.

Por supuesto, Horuc no iba a dejar escapar una oportunidad como ésta, y, en cuanto pudo, me arrebató el plano, la tripulación y el barco. Menos mal que me dejó la camisa y la casaca, porque no hay nada más ridículo que un pirata desnudo.

Me las iba a pagar. Había convencido a mi tripulación de que repartiría el botín con ellos y eso les había bastado para traicionarme. Ni se había molestado en encerrarme ni en atarme, porque sabía que en cuanto apareciera por cubierta mis antiguos amigos darían buena cuenta de mi cuello.

Tenía que solucionar esta situación y el método más rápido pasaba por destruir la pasarela que Horuc había colocado entre su galeón y el mío. Por ella se paseaban tranquilamente las dos tripulaciones, lo que hacía que el número de mis enemigos fuera bastante elevado. Como primer paso debería encontrar una antorcha que me permitiera acercarme a uno de los cañones y destruirla.

Por suerte, lo que Horuc desconocía era que yo había repartido por todo el barco unos baúles en los que escondía algunos de los elementos que me iban a ser indispensables apra derrotarle y recuperar el mapa. Por desgracia, mi memoria me había jugado la gracia de olvidarse de que había escondido en cada uno de ellos. Lo único que recordaba es que había una antorcha, alguna que otra opción de inmunidad que me había regalado un brujo vudú de Haití, armas y, como no, algunas botellas de ron. Entre estas últimas algunas llevaban tantos años esperando que alguien las usara, que habían alcanzado un grado etílico realmente peligroso: un trago de esas botellas podía harcerme perder el sentido de la orientación o del equilibrio en instantes: y eso, en un barco lleno de indeseables que querían hacerme picadillo, no era demasiado conveniente.

Encontré la antorcha, me dirigí hacia la proa del buque, prendí el cañón y la pasarela saltó por los aires. Breves instantes antes, uno de los pocos bucaneros fieles que me quedaban me confesó que Horuc no se había llevado el mapa consigo para evitar males mayores con su tripulación. Lo había escondido en mi propio buque en una de las bodegas, dentro de un cofre.

Me dirigí desesperadamente a su búsqueda y...

Aquí entráis vosotros para ayudar a nuestro borrachín Barbanegra, en esta particular aventura que ha salido de las lúcidas mentes de los programadores de Topo. Y decimos lo de lúcidas porque "Black Beard" es posiblemente el mejor producto de esta casa de software española hasta el momento. No penséis que nos ciega el hecho de que sean programadores españoles, pues hay que reconocer que este programa reúne casi todos los ingredientes necesarios para cocinar un gran éxito.

Por si acaso a alguno se os escapa como conseguir este tipo de recetas, os diremos que se cogen unos buenos gráficos, un movimiento simpático, un scroll suave y rápido, un argumento interesante y... ya está, ya tenemos un éxito listo para servir.

Eso es lo que ha conseguido Topo con este "Black Beard" al que le auguramos uno de los mejores botines de la historia del software.



PUNTUACIÓN

Originalidad: 8
Gráficos: 9
Movimientos: 8
Sonido: 8
Dificultad: 8
Adicción: 8

 

 #61. February 1989. Page 67.

NEVER TRUST a man with a red beard, or so the saying goes. But unfortunately for the eponymous star of the latest Kixx game, Blackbeard (their first original game release), thtat's just what he did when he started a heavy night's boozing with his old mate Captain Redbeard. Old Reddy had the cheek to slip a slimey hand into Blackbeard's pocket and snatch a much-sought after map, detailing the whereabouts of charcoal whisker's treasure.

Filled with rage, and a fair amount of rum no doubt, our fat friend sets after Redbeard -who in the meantime has taken charge of HMS Victory. Travelling Gauntlet -style around the ship of four levels (deck, cabins and two storage levels) Blackbeard must pick up all the ammo he can find. Guns are the most sought after, as it is only with these that you can blow open each of the many chests containing potions, guiding lights and extra lives. Potions allow short-lived invincibility whereas torches can be used to fire the cannons which will destroy the passage through which the marauding pirates attack. Pick up all the extra energy bottles you can find, but beware of Redbeard's special brew for this can send you reeling about the screen in a very incapable fashion.

Only when all of Reddy's accomplices have been shot or knifed to the great keg in the sky will you be able to open the final chest containing the mythical map.

Of all the Gauntlet games around at the moment -including the original- Blackbeard is probably the most enjoyable to initially play. The graphics, although not terribly varied, are colourful and detailed, creating a simple sort of addiction that coaxes the player to explore and uncover the accurately-drawn HMS Victory. As with most budget games, Blackbeard's addiction isn't particularly long-lasting but -unlike most cheap offerings- it does create a fun atmosphere that will last at least a few weeks. Great fun at only three quid.

KIXX £2.99 ................. 81%

 

pantallas
Spectrum
Spectrum
Amstrad CPC
Amstrad CPC
MSX
MSX