Kong's Revenge (Zigurat 1991) :: Computer Emuzone
es   en | envíanos un correo |    
karnevi · 14/01/2003 · actualizada: 28/08/2011 · 41791 visitas [#203] 
 
|      | facebook  twitter  menéame
Tenemos NUEVA CUENTA DE CEZ EN TWITTER. Haz click en el enlace para acceder y unirte a nosotros. Si nos seguías, ten en cuenta que debes volver a hacerlo o no verás nuestras novedades. ;)
Carátula / Cover
descargas
info SPECTRUM [4573] 
info AMSTRAD [4959] 
info MSX [3750] 
info PC DOS [6404] 
info
Idioma:
Género: Arcade
Tipo: Plataformas
Distribución: Comercial
Precio: 1200 Pts
Revistas disponibles
    
puntuaciones
PUNTÚALO
Nota Votos
10 3
7 2
6 7
3 1
1 1
Puntuacion 6.4
Puntuacion 6
COMENTA EL JUEGO (registro no necesario)
enlaces cez
Juegos similares:
SI TE GUSTA...
equipo de programación
Programador: Luis Ángel Alda Rodríguez
Diseño de la caja: Ángel Luis Sánchez
comenta
Nombre:  Coment. (si pones un enlace, omite "http"):
Suma 8+9 (anti-spam)
revistas
 nº214 (octubre 1991). Págs. 32-33.


Zigurat revive el mito de King Kong y profetiza un romance amoroso entre una princesa de los 90 y un obrero fortachón de la construcción hispana.


¿Cómo dejamos Ia historia? Ah!, ya me acuerdo, el King Kong, rey de los monos, se balanceaba en lo alto del Empire State Building con la guapa en una mano y un avioncillo en la otra. Demostrando su polivalente carácter humano, dedicaba la función del pie Izquierdo a tirar y arrojar toda clase de barriles sobre los pequeños humanos que se arriesgaban para salvar a la chlca observando la ineficacia de la aviación. Simple y adictlvo, el juego se componía de un par de escaleras que subía en oblicuo y un simpático hombrecillo cuyo deber era saltarlas o arramblarlas. El objetivo era llegar arriba y desbancar al mono de su trono.

Con el paso del tiempo, lo del mono quedó atrás. Se explotaron detalles más gráficos, más activos y estéticos para satisfacer la demanda del usuario, harto por aquel entonces de juegos muy divertidos que incurrían en temas y pantallas monótonas y simples. La cruzada de las compañías españolas por volver a la raiz del videojuego, sobre todo en 8 bits, ha comenzado hace poco. Se recuperó a los marcianos, a la pulga y al vaquero del Oeste, y cuando creíamos que el Kong, homenaje a la adicción y al recuerdo, iba a morir definitivamente, llega Zlgurat y consigue retrotraerlo al futuro de tal forma que toda la aventura queda actualizada y modernizada sin que se observen heridas aparentes.

El truco ha estado en que su Kong's Revenge tiene más de nuevo que de viejo. Zigurat no se ha conformado con reeditar la fase de los barrilitos sino que ha incorporado otra más, de indudable calidad gráfica y desarrollo lineal que rompe un poco con todos los esquemas con los que hemos jugado. Ese es el acierto.

Kong's consta pues de dos fases diferentes. La primera es la re-mix propiamente dicha, mientras que la segunda va de marchosa y original. Pero no cambian sólo estéticamente sino en función de un montón más de conceptos.

Ni tan siquiera hay pareci do real y fisiológico entre la primera fase y el juego en el que Zigurat se ha inspirado. Por supuesto que quedan bastantes reminiscencias de la etapa anterior, hay plataformas, escaleras, barriles que caen en series alternativas y un gorilón a batir, pero, a diferencia de lo visto hace más de diez años, la construcción es distinta.

Para empezar el recorrido es más largo, el edificio es más alto que entonces y las paredes y vigas han sido adornadas convenientemente, es decir que no son una línea trazada a despecho. La imagen se ha acercado y cada movimiento se vive mucho más próximo. Como la cosa no podía quedar en simple mejora gráfica, los chicos de Zigurat han decidido incrementar la dificultad un 100% y obligar a que cada acción que queramos llevar a cabo sea un alarde de medición, reflejos y suerte, y, qué demonios, que se note que hemos practicado un montón y que nos lo sabemos al dedillo.

Este primer nivel se subdivide en cinco áreas con una estructura parecida, si bien el monocolorido del escenario cambia de tono. El primer paso es o suele ser el menos compllcado -obsérvese el matiz porque aquí nada es fácil-, hay una palanca que abre una especie de carrito corredizo y todo lo demás se resume en saltos a los barriles negros, que son de metal y puñetazos a los de madera, cuya destrucción nos puede conceder una vida extra. La siguiente empieza a volvernos locos. Aparte de los barriles y el laberinto de escaleras, se añade el simple detalle de que existen cantidad de palancas repartidas por todo el edificio cuya combinación, buena esperamos, puede suponer que en la parte de arriba tengamos una puerta abierta, o que paremos la grúa o que, por desgracia la plataforma que da acceso al mono se nos quede bloqueada.

Con diferentes laberintos y estructuras y con una evolución creciente de la dificultad, el obrero agromán de músculos torácicos va comprendiendo que cada vez necesita más habilidad y suerte para destrozar al mono.

En la segunda fase nos llevamos una gran sorpresa. No hay laberintos y no se siguen las reglas del Kong.

Nos hallamos sobre lo que parece ser el filo de una gran azotea. A lo lejos y con el paso de un sorprendente doble scroll en el que figuran los edificios de la IBM, la COCA COLA y la propia estatua de la Libertad, se encuentra una bella princesa de ojos azules como el decorado y mirada más sombría que alegre. Encerrada en una caja soporta el acoso de cuatro incansables robots vigilados muy de cerca por un Kong enorme del que sólo vemos el cabezón y las «manitas».

Nuestro objetivo es avanzar y avanzar rumbo al rescate sorteando lo que nos salga al paso. El obrero va armado con una escopeta de cañones recortados con un gran retroceso y una explosión de cartuchos absolutamente alucinante. Con eso y un poco de maña no hay nada irresistible.

Pero sí, ja, ja, estamos muy confundidos. Si logramos despistar los barriles y saltar la llamarada, nos encontraremos con un enorme cerebro de mono disgustado. Sólo con uno de sus puños, aunque utilice los dos para destrozarnos, puede mandarnos al Polo Norte. Es sin embargo una alegría contar con una barra de energía que disminuya cada vez que ocurre algo; en la anterior etapa un sólo roce nos costaba el disgusto de volver a empezar estuviéramos donde estuviéramos.

La constancia y algo de inmunidad son los únicos requisitos para llegar a la amada.

Zigurat ha conseguido elaborar un programa que más que atraer los recuerdos a la memoria, vale por sí mismo. Respetando la idea original, base innegable de la venganza de Kong, han sabido darle otra gracia, otro estilo que puede convencer por sus propias armas. Buenos gráficos, algo normal en esta compañía, bien tratados, un gran movimiento en la segunda fase, menos brillante en la primera, y la gota de dificultad necesaria, completada perfectamente con la de astucia. Un lanzamiento fuerte para Noviembre, sin duda.



PUNTUACIÓN

Gráficos: 80%
Movimiento: 78%
Sonido: 70%
Adicción: 85%
TOTAL: 80%

 

 nº44 (enero 1992). 2ª época. Págs. 64-65.

Parece que a las compañías españolas les ha dado por rebuscar en el baúl de los recuerdos para resucitar viejos y legendarios clásicos de la programación. Si Dinamic hizo renacer al mítico "Phoenix" de sus propias cenizas, ahora le ha tocado el turno a Zigurat, que ha hecho lo propio con el vetusto pero divertido "Donkey Kong".

Versión comentada: PC


Logicamente no siempre estas nuevas versiones de los clásicos reponden a las expectativas creadas a su alrededor. Sin embargo en contadas ocasiones no solo se mejora el programa original, sino que se Ie añaden tal cantidad de nuevas sorpresas que incluso se consigue hacernos olvidar el
modelo en el que se inspiraba.

«Mega Phoenix» fue ya un excelente ejemplo de este particular, y «Kong's Revenge», aunque no lIegue a tanto, esta lo suficientemente bien pensado y ejecutado como para que tanto los fanaticos del «Donkey Kong» como sus detractores encuentren en alicientes para cargarlo en su ordenador y dedicarle algunas horas de su precioso tiempo de "jugones profesionales".


DURA SERA LA CAIDA

«Kong's revenge» esta dividido en dos fases -con la correspondiente clave de acceso para la segunda- siendo la primera de ellas la que verdaderamente está inspirada en el legendario y divertido «Donkey Kong».

Esta nos plantea la peliaguda tarea de ascender entre plataformas y escaleras mientras hacemos frente a la retaila de barriles que los gorilas, situados en la parte superior de la pantalla, nos lanzarán por oleadas. Para ello podemos o bien saltarlos, lo cual requerirá gran precisión o bien
romperlos a puñetazos. Lo que sólo será posible con los de madera y no con los metálicos.

Aparte de esto, deberemos hacer frente a otros peligros, entre los que destacan los enemigos, la existencia de precipicios que debemos superar saltando y, sobre todo, la necesidad de utilizar las palancas -más abundantes cuanto mas avancemos en la mision- para activar platafomas y
superar zonas inaccesibles.

Esta primera fase esta dividida en cinco subniveles, cada uno de ellos coronado por su correspondiente gorila, y su mayor inconveniente es que cada vez que cometamos un error, además de perder una de nuestras vidas, seremos devueltos a la zona inferior del subnivel en que nos encontrasemos.

Obvio resulta decir que la única forma de acceder de un subnivel a otro es eliminar al gorila de la zona superior, para lo cual tendremos que hacerlo caer de su plataforma.

Derrotados los cinco primeros gorilas se nos facilitará la clave de acceso al segundo nivel, que nos ofrece un panorama radicalmente distinto al ya visto en la primera. En esta ocasion nos enfrentaremos a una fase de scroll horizontal en la que nuestro objetivo es doble: por una parte derrotar a un gigantesco gorila y por otra rescatar a la chica que este mantiene prisionera y que se halla dentro de una caja en el extremo derecho del mapa, cosa nada facil. pues previamente deberemos desactivar un fastidioso mecanismo con cuatro certeros disparos. Mucho cuidado, porque en caso de errar en el disparo la que recibiría el impacto seria la bella joven cautiva y la partida habria acabado inevitablemente para nosotros.

Por cierto, que los molestos barriles de la primera fase tendrán también su lugar en esta segunda, si bien en ahora su contacto sólo nos restará parte de nuestra energía, que podremos reponer disparando a los barriles inmóviles de madera. De todos modos debemos tener en cuenta que si
si por error disparamos sobre los barriles metalicos el efecto será el contrario.


ESTE GORILA ME OBNUBILA

«Kong's revenge» es un juego que, sin lIegar a ser especialmente brillante a nivel tecnico. resulta adictivo y muy entretenido, y sobre todo sencillo en sus planteamientos, por lo que en apenas un par de partidas ya consigue engancharnos.

La mayor pega que se Ie puede achacar es su excesiva dificultad, motivada tanto por la extrema precisión de movimientos que nos exige, como por la ya mencionada circunstancia de que nos devuelva al principio del mapeado en los cinco subniveles de la primera fase.

J.E.B.


PUNTUACIÓN

ORIGINALIDAD: 6
ADICCIÓN: 8
GRÁFICOS: 7
ANIMACIÓN: 5
SONIDO: 5
DIFICULTAD: 8

"Un arcade mucho más entretenido que brillante a nivel ténico."

 

pantallas
Spectrum
Spectrum
Amstrad CPC
Amstrad CPC
MSX
MSX
PC
PC