es   en | envíanos un correo |    
karnevi · 2004-01-29 · actualizada: 2019-02-02 · 53553 visitas [#61]  |  |  |  | facebook twitter menéame
Tenemos NUEVA CUENTA DE CEZ EN TWITTER. Haz click en el enlace para acceder y unirte a nosotros. Si nos seguías, ten en cuenta que debes volver a hacerlo o no verás nuestras novedades. ;)
descargas
info ATARI ST
info AMIGA [11303] 
info PC DOS [17676] 
info
Idioma:
Género: Tablero
Distribución: Comercial
Precio: 4995 Pts
Revistas disponibles

enlaces
Juegos relacionados:
3x8
Super Mind
Packs:
Pack Opera 25
 
equipo de programación
Programa: José Antonio Morales Ortega
Gráficos: Carlos Alberto Díaz de Castro
Ilustraciones y portada: Alfonso Azpiri
comenta
Nombre: 

Suma 8+5
puntuaciones
PUNTUA ESTE JUEGO
Nota Votos
10 24
9 6
8 4
7 5
3 1
1 4
Puntuacion 8.36
Puntuacion 7.4
José Antonio Morales, hablando sobre Alfonso Azpiri al año de su muerte:

«'La Colmena' (Opera Soft, 1992) es el penúltimo proyecto de Opera Soft. Es decir: el último proyecto como videojuego de Opera», explica Morales. «Decidimos hacer un juego erótico, porque yo creo que ese día bebimos más de la cuenta [risas]. No, en serio: había un juego en aquella época que se llamaba 'La Pirámide del Amor'. Un juego de mesa que hicieron unos tíos de Alicante, en cartón, y estaban triunfando mucho. Nosotros una de las cosas que hacíamos en el mundo del videojuego, era fijarnos en lo que iba bien, sobre todo en personajes; siempre intentábamos sacar un juego sobre todo para Navidad, que lo representara algún personaje, en nuestro caso, Ángel Nieto, Poli Díaz… incluso con 'La Abadía del Crimen' (Opera Soft, 1988), intentamos que Umberto Eco nos diera permiso, y estuvimos negociando con él, para que el juego se llamara 'El Nombre de la Rosa'. A Umberto Eco le pareció que los videojuegos no estaban al alcance de la literatura, y ni nos atendió».

No tiene problema José Antonio Morales en admitir que «viendo que el juego 'La Pirámide del Amor' iba bien, como estábamos un poco zumbaos en aquella época, y nos importaba un poco un pepino si el juego después iba bien, o no iba bien… hombre, la intención era que se vendiera, pero no es como en este época, que primero se desarrolla el producto en marketing, se ve si va a tener impacto en el mercado… a nosotros, si nos gustaba la idea, pues YA. Nosotros estábamos ahí para disfrutar. Así que dijimos, “vamos a hacer 'La Pirámide del Amor'”. Fuimos a Alicante, nos pidieron 20 millones de pesetas de la época y nos entró la risa. No entendimos nada, ni ellos entendieron nada, así que hicimos 'La Colmena': una especie de 'Trivial' con un montón de cosas, y que desde el principio estuvo enfocado a Alfonso. Sabíamos que queríamos hacer las ilustraciones con él, ilustraciones eróticas pero sin pasarnos… iban “por dificultad”. La primera proponía una prueba que era “dame un besito”. Alfonso vino con una ilustración de una chica que tenía unos morros absolutamente imposibles; yo creo que eso lo vio Angelina Jolie, y dijo “me voy a poner los morros de Alfonso Azpiri” [risas]».

«Alfonso venía semanalmente, y traía una o dos ilustraciones de 'La Colmena'», cuenta José Antonio. «En ese momento, preparábamos la siguiente ilustración... Y pedíamos a Alfonso que subiera de nivel “hot”; cada vez más calentitas. “Pero, no tiene que ser algo que suene a porno, y tiene que ser algo muy simpático”. Creo recordar que eso era todo lo que le decíamos; esto va en detrimento de mi parte creativa, y aumento de la suya [risas]. El final, el punto álgido de erotismo del juego, era muy inocente. Creo que eran “tocamientos profundos” [risas]. Pero nunca se llegaban a ver partes, nada. Estaba todo velado. Incluso a la chica de la portada, que tenía toda la espalda al descubierto —pero esto fue cosa de la distribuidora—, le tuvimos que poner unas alitas. ¡Después de haber terminado Alfonso la carátula! Imagínale, diciendo: “no me jodas, chato, ¡con la espalda que le he hecho!” Y creo que esa solución fue cosa suya: había que tapar aquello un poco, disimularlo… Y le pegó aquellas alitas».

No deja de insistir José Antonio Morales, en lo sencillo y placentero que suponía trabajar con Alfonso: «le decíamos, “aquí tenemos que hacer una escena, donde la prueba es que como se supone que se juega en una habitación” —las pruebas eran unisex, valían para chico o para chica— “uno se tiene que ir a la cama, y el resto de los jugadores tienen que ver claramente que la chica ha excitado al chico”. Entonces él me viene con el cuento de Caperucita y el Lobo; el que está en la cama es el lobo, y la sábana se levanta un palmo. “Tienda de campaña” [risas]. ¡No sabíamos que iba a tirar por ahí! Y me parece genial, a mí no se me hubiera ocurrido nunca. Esta era la forma de trabajar con Alfonso: tú le dabas el motivo, y él ponía su creatividad. Se iba, te daba su historia, y había una coincidencia absoluta; no recuerdo haberle dicho nunca “esto no me gusta”. Es que creo que es imposible: yo no sé si le pasó a alguien. Todo lo que hacía era tan espectacular, estaba tan bien dibujado, o tenía ese sello suyo, ese color que te entraba por los ojos. Y si le digo que lo cambie, ¿cuál es la razón?»

Fuente: Xataka.com
 

Carlos Díaz de Castro, sobre sus recuerdos del juego:

"Los recuerdos que tengo no son muy agradables, pues se intuía el fin de Ópera, por lo menos en videojuegos. Se llevó a cabo de manera diferente a los videojuegos anteriores, pues se partió de la versión compatible PC para luego pasarlos a Atari ST y Amiga, solamente. Contamos con mucha más colaboración de Azpiri, pues todas las pantallas referentes a las pruebas a realizar por los participantes en el juego son ilustraciones suyas."

Fuente: Entrevista en Un Pasado Mejor
 

pantallas
PC (VGA)
PC (VGA)
Amiga
Amiga
PC (VGA)
PC (VGA)
Amiga
Amiga
PC (VGA)
PC (VGA)
Amiga
Amiga
PC (VGA)
PC (VGA)
PC (CGA)
PC (CGA)
PC (EGA)
PC (EGA)