es   en | envíanos un correo |    
karnevi · 2002-12-24 · actualizada: 2018-04-22 · 32892 visitas [#210]  |  |  |  | facebook twitter menéame
Tenemos NUEVA CUENTA DE CEZ EN TWITTER. Haz click en el enlace para acceder y unirte a nosotros. Si nos seguías, ten en cuenta que debes volver a hacerlo o no verás nuestras novedades. ;)
descargas

info SPECTRUM [6083] 
info AMSTRAD [6208]  

info SPECTRUM [3857] 
info
Idioma:  
Género: Arcade
Distribución: Comercial
Precio: 2100 Pts
Price: £2.99
Revistas disponibles


enlaces
Juegos relacionados:
Jai Alai
Packs:
4 Super 4
 
equipo de programación
Programa y gráficos: Snatcho
Asesor taurino: Sánchez Manso
Portada: Jesús Puente
Música: Ignacio Bergareche
Pantalla: Snatcho
comenta
Nombre: 

Suma 8+5
puntuaciones
PUNTUA ESTE JUEGO
Nota Votos
10 20
9 5
8 8
7 3
6 2
5 2
4 2
2 1
1 6
Puntuacion 7.51
Puntuacion 6.8
karnevi · review computeremuzone
INTRODUCCIÓN

"Ole, Toro" es, ha sido y será uno de los juegos más polémicos en la corta pero intensa historia del software, ya no sólo español, sino de toda Europa. Los perros viejos como yo sin duda conoceréis los acontecimientos que rodearon a esta creación de Dinamic, pero como entre nuestros visitantes contamos también con un buen número de jovencillos (me siento viejo diciendo esto XD), no estará de más hacer una breve referencia a lo que pasó.

Dinamic fue una de las primeras compañías que se crearon en nuestro país. Los hermanos Ruiz, sus fundadores (actualmente en FX Interactive) empezaron a programar en su domicilio paterno de Madrid, contando para ello únicamente con un Spectrum 48k, un cassette con el que realizaban las copias y un televisor en blanco y negro. Por supuesto, la distribución de sus juegos se realizaba con una precariedad de medios similar, siendo el servicio de Correos el medio que tenían para hacer llegar las copias a los usuarios.

El éxito les llegó casi de inmediato. La compañía creció de modo exponencial, y en poco tiempo sus programas habían traspasado nuestras fronteras, siendo publicados en el, por entonces, más importante mercado europeo de software lúdico: el Reino Unido.

Y uno de esos juegos que se comercializaron allí fue este 'Ole, Toro', el que hasta la aparición del recentísimo 'Torero' (PC) era la única recreación de la Fiesta Nacional conocida (existe un juego de Bug-Byte, llamado 'Olé', que poca o ninguna repercusión tuvo en nuestro país). Como dije al principio, muchos ya sabéis que pasó, y los que no os lo podéis imaginar. Las revistas británicas del sector, sin duda las más influyentes del continente en aquella época, se cebaron con el juego sin ningún tipo de miramiento. De hecho, es uno de los pocos programas (me atrevería a decir que el único, aunque eso no lo sé a ciencia cierta) que cosechó un 0 en la prestigiosa 'Computer & Videogames'. Realmente, y os lo dice alguien que no es precisamente un aficionado a los toros, en lo que se centraron fue en el tema, no en los aspectos técnicos. También es cierto que si hubieran optado por analizar lo segundo, el juego tampoco hubiese salido bien parado, pero considero que fue una injusticia enfocar el comentario tal y como se hizo.

Así, el juego cosechó enormes críticas por el hecho de basarse en una práctica que en las Islas Británicas consideran, cuando menos, aberrante (en fin, que en eso estoy de acuerdo; lo que pasa es que lo decían unos individuos que creen que su comida es buena y desdeñan el marisco, por poner un ejemplo, por su aspecto). Obviamente, las opiniones desfavorables no se ciñeron al programa, y la campaña de desprestigio alcanzó de lleno a la compañía madrileña.

En estos lares, más acostumbrados como estamos a esto de las banderillas y las muletas, los análisis se centraron en la calidad del programa, saliendo por ello un poco mejor parado.


EL JUEGO

Centrándonos en lo que es objeto de análisis, nos encontramos ante una creación bastante sencilla, como curiosamente lo fueron las producciones de Dinamic en ese año (podríamos citar a Sgrizam y Rocky, entre otros). Que me perdonen los creadores de estos juegos si estoy equivocado, pero a pesar de conservar la magia especial de los juegos de esta compañía, quizá 1985 y 1986 fueron los peores años en lo que a calidad de sus producciones se refiere, salvo excepciones. Las alabanzas cosechadas por juegos como Saimazoom o Abu Simbel Profanation, a mi entender, sólo serían recibidas de nuevo con la publicación de uno de sus más míticos juegos, ya a finales del 86. Ese juego no fue otro que el Army Moves.

El objeto del juego es ir toreando un toro tras otro. El torero (es decir, tú) se sitúa en el medio de la pantalla, mientras que el bravo animal hace su aparición por la parte derecha, embistiéndote sin reparo alguno. Es entonces cuando ha de entrar en juego tu destreza con los mandos, para evitar que a las primeras de cambio seas un amasijo de huesos en la enfermería de la plaza. Y habrás de ser realmente diestro, porque el sistema de control me recuerda, no sé si correctamente o no, al de las maravillas de la técnica visual que son las sagas Dragon's Lair o Space Ace: pulsar una tecla en el momento oportuno.

Nada más, todo se reduce a eso, con lo que la satisfacción incial que produce tener el juego ante tus ojos se transforma en un progresivo aburrimiento a medida que se deja notar la falta de adicción.


VALORACIÓN

Si algo se puede destacar es, sin duda, su originalidad. Ahora mismo no recuerdo si es o no anterior al programa de Bug-Byte, pero independientemente de esta cuestión, sobra repetir que no es una temática muy recurrida por los programadores.

Los gráficos son bastante buenos para la época, y el sonido se limita al típico himno taurino reproducido a golpe de bip, por lo menos en lo que se refiere al Spectrum. Pero falla algo, y no es otra cosa que la adicción. A los pocos minutos, justo lo que dura la curiosidad, probablemente te habrás cansado y habrás cargado algún otro juego, si es que no tienes mejores cosas que hacer.

Como curiosidad, os diré que este juego no cayó en mis manos hasta que tuve la oportunidad de hacerme con él en Internet. A pesar de saberlo casi todo sobre 'Ole, Toro', nunca lo tuve cuando el Spectrum era mi compañero de batallas, pues cuando tuve conocimiento del mundillo de los juegos comerciales ya no estaba a la venta, y que yo recuerde tampoco fue editado en las series medias (aquel buen invento con el que los juegos eran relanzados a un precio inferior al original, y que ahora vive momentos de esplendor en el reinado de la PlayStation).

En definitiva, vale la pena (y mucho) descargarlo como curiosidad histórica, aunque no brille a nivel técnico.
8.5
6.4
6
8.5
6.8
Autor: karnevi

Creada: 2002-12-24
Modific.: 2018-04-22

Visitas: 32892 (#210)
(desde 29-06-2009)
Agradecimientos:
Microhobby.org (anuncios)
SPA2 (carátula box y manual Spectrum)
pantallas
Spectrum
Spectrum
Amstrad CPC
Amstrad CPC